En Vivo
000344997W

OPINION: PUKLLAY 2017 UN GIRO 360°, UNA APUESTA POR RECUPERAR NUESTRA IDENTIDAD

Por: Carlos Iván Landa Kerschbaumer

 

Cada vez que se organiza el “Pukllay”, carnaval originario del Perú, la sensación que queda entre la población, es que la gente podrá disfrutar de una fiesta donde estarán presentes agrupaciones folclóricas del país y delegaciones extranjeras, como ha venido ocurriendo los últimos años, y se deja para el último a las organizaciones locales, que deberían estar primero.

Esto no pasa, por ejemplo en Abancay, donde por muchos años, los organizadores de su fiesta, han logrado que el carnaval abanquino logre un status cultural, y sea considerado patrimonio de la nación, y diciendo esto, no estamos siendo exagerados; no es posible que mientras los abanquinos lancen al mundo su carnaval, nosotros no hagamos lo mismo con nuestro carnaval andahuaylino.

El Pukllay, si bien fue creado como un carnaval que busca la integración de los pueblos, decrece en lo que significa la valoración del carnaval andahuaylino, que queda arrumado por ahí, y la gloria se la llevan los otros, incluso por ser locales, el carnaval rural, urbano, regional, pasa a un segundo plano porque la mirada está puesta en las delegaciones visitantes, una situación que genera rabia.

Ya es tiempo que el poblador local empiece a generarse un espíritu de afecto por sus orígenes, amar a lo suyo, que no solo debe quedar en el pregón sino en la práctica, hablamos que  tenemos un carnaval ancestral y no le otorgamos el respeto que este merece, nos falta ser genuinos, dejar de ver por encima del hombro a nuestro arte y cultura, no  generemos  desprecio por lo  nuestro.

Se ha acostumbrado, por ejemplo, que las representaciones del carnaval andahuaylino, no disputen con las otras delegaciones nacionales los premios que distribuye el “Pukllay” por ser los organizadores, desde que en un certamen fue cuestionado el jurado, se prefiere que los visitantes  disputen los galardones, mientras que las representaciones propias se ocultan en la indiferencia.

Es por esto, que se requiere un giro en la organización del “Pukllay”, carnaval originario del Perú, que debería generar no solo expectativas en la participación de las delegaciones invitadas sino más bien en expresiones carnavalescas locales,  no debemos hacernos más autogoles como viene sucediendo, si bien debemos ser receptivos, resulta  imprescindible resaltar el arte y cultura local.

 

Con la festividad encima es muy poco que se puede hacer hoy, pero afortunadamente, parece que los organizadores han meditado, y ha trascendido que el pasacalle será integracionista, con el paso mixto de las delegaciones, menos presencia internacional, y mayor presencia del carnaval andahuaylino, pese a ello, sugerimos que Andahuaylas, potencie su carnaval ancestral en el  país.

 

Es preciso que vuelvan los carnavales de antaño, el pueblo hace tiempo que dejó de festejar sus carnavales autóctonos, febrero dejó de ser una fecha atractiva para disfrutar de la fiesta local; pues está centrado en la fiesta grande; el “Pukllay”, que opaca las tradiciones festivas propias, se requiere por tanto nuevas propuestas organizativas, que no causen desmedro al carnaval chanca.

¿Qué opinas?

Será leído en Radio Panorama

También te puede interesar

© Andahuaylasvirtual.com - Todos los derechos reservados | 2017

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com